17.-EL MÉTODO DE LA MISIÓN DEBE SER EL DE LA HUMILDAD.

17.- El método de la misión debe ser el de la paciencia (Domingo, 27/12/20) 

Colaboración semanal en clave misionera de Don Antonio Evans Martos, Delegado misiones en Córdoba. España.

Otro rasgo de la auténtica obra misionera es el que nos remite a la paciencia de Jesús, que también en las narraciones del Evangelio acompañaba siempre con misericordia las etapas de crecimiento de las personas. Un pequeño paso, en medio de las grandes limitaciones humanas, puede alegrar el corazón de Dios más que las zancadas de quien va por la vida sin grandes dificultades.  

Un corazón misionero reconoce la condición actual en la que se encuentran las personas reales, con sus límites, sus pecados, sus debilidades, y se hace «débil con los débiles» (1 Co 9,22). A fin de cuentas, de lo que se trata es de facilitar, de no complicar, de tener paciencia con el ritmo de cada persona, con proceso de maduración. 

“Salir” en misión para llegar a las periferias humanas no quiere decir vagar sin dirección ni sentido, como vendedores impacientes que se quejan de que la gente es muy ruda y anticuada como para interesarse por su mercancía. A veces se trata de aminorar el paso para acompañar a quien se ha quedado al borde del camino. A veces hay que imitar al padre de la parábola del hijo pródigo, que deja las puertas abiertas y otea todos los días el horizonte, con la esperanza de la vuelta de su hijo (cf. Lc 15,20).  

La Iglesia no es una aduana, y quien participa de algún modo en la misión de la Iglesia está llamado a no añadir cargas inútiles a las vidas ya difíciles de las personas, a no imponer caminos de formación sofisticados y pesados para gozar de aquello que el Señor da con facilidad.  

No pongamos obstáculos al deseo de Jesús, que ora por cada uno de nosotros y nos quiere curar a todos, salvar a todos.  

Don Antonio Evans Martos. Delegado Episcopal de Misiones en Córdoba. España.

Sé el primero en comentar en «17.-EL MÉTODO DE LA MISIÓN DEBE SER EL DE LA HUMILDAD.»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*