19.-CON JESÚS A EGIPTO ¡EN MARCHA!

19.- Con Jesús a Egipto ¡EN MARCHA!     (Domingo, 10/1/21)

Colaboración semanal en clave misionera de Don Antonio Evans Martos, Delegado misiones en Córdoba. España.

El segundo año del itinerario de formación misionera de los niños se centraba contemplar a Jesús Niño refugiado en Egipto mostrando cómo el sentido de su vida, su misión, va a consistir en liberar, educar y capacitar al nuevo Israel

El Evangelio nos muestra a la Sagrada Familia refugiada en Egipto, viviendo en carne propia el sufrimiento y la injusticia que afligen a los más débiles. Desde el principio, Jesús conoce la oposición y la persecución, y también desde estos primeros momentos manifiesta cómo Dios opta por los pequeños, asume su suerte para asumir su causa, y deja claro que el sentido de su vida es liberar de toda esclavitud… Esta es la gran esperanza que nos mueve a quienes somos enviados a transmitir en el mundo el amor de Dios, como hacen los misioneros.

La Sagrada Familia se ve obligada a ponerse en camino, como tantos migrantes, refugiados, desplazados forzosos de nuestros días. Jesús hubo de asumir esa salida de modo físico, abandonando su cultura, su lengua, sus tradiciones, sus seguridades… Junto con María y José tuvo que huir y refugiarse en Egipto. Allí la Sagrada Familia tendrá que aprender a convivir con gente distinta, pero comprenderá, sobre todo, que Jesús ha venido a compartir la vida con todos los hombres, sin mirar raza, color, lengua, cultura o tradición, y hacer posible un pueblo en libertad y dignidad.

Por eso, la Infancia Misionera busca enseñar a los niños que para ser cristiano hay que aprender a convivir con personas muy diversas que no hablan nuestra lengua, de otros países, con dificultades para integrarse en nuestros ambientes, que ni siquiera participan de nuestra fe. Convivir con ellos y compartir lo que somos, lo que tenemos, lo que vivimos, no solo les ayudará en esa integración: a nosotros nos enseñará a ser más comprensivos, a escuchar, a mirar con ojos limpios. Nos ayudará a tener un corazón más grande, más generoso y universal, ¡un corazón más católico! Así lo vivió Jesús al integrarse en la cultura egipcia, y esto contribuyó, sin duda, a que aquellos a quienes fue conociendo descubrieran el amor que Dios ya había sembrado en sus corazones. “¡En marcha!” es precisamente una llamada a ir en peregrinación a buscar a quienes no conocen al Señor y también a acoger todo lo bueno que Él ha puesto ya en ellos.

Sé el primero en comentar en «19.-CON JESÚS A EGIPTO ¡EN MARCHA!»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*