26.-LA MISIÓN DEBE INSERTARSE EN LA TRAMA DE LA VIDA REAL.

26.- La misión debe insertarse en la trama de la vida real                (Domingo, 28/2/21)

Colaboración semanal en clave misionera de Don Antonio Evans Martos, Delegado misiones en Córdoba. España.

En la medida en que sea posible, y sin hacer demasiadas conjeturas, hay que custodiar o redescubrir la inserción de la misión evangelizadora en el seno del pueblo de Dios, su inmanencia respecto a la trama de la vida real que es su objetivo más directo. Sería buena una “inmersión” más intensa en la vida real de las personas, tal como esta es. A todos nos hace bien salir de la cerrazón de las propias problemáticas internas cuando se sigue a Jesús.

Conviene adentrarse en las circunstancias y en las condiciones concretas, cuidando o procurando también restituir la capilaridad de la acción misionera en su entrelazamiento con la red eclesial completa: diócesis, parroquias, comunidades, grupos y todo el pueblo de Dios. Todos y todo se convierte en gracia, en misión de amor.

Si se da preferencia a la propia inmanencia al pueblo de Dios, con sus luces y sus dificultades, se puede huir mejor de la insidia de la abstracción. Es necesario dar respuesta a las preguntas y a las exigencias reales, más que formular o multiplicar propuestas.

Sé el primero en comentar en «26.-LA MISIÓN DEBE INSERTARSE EN LA TRAMA DE LA VIDA REAL.»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*