5.- Semana de oración por las misiones (Domingo, 02/10/16)

5.- Semana de oración por las misiones   (Domingo, 02/10/16)

montaje21Comenzamos hoy la celebración del Octubre Misionero dentro del Jubileo extraordinario de la Misericordia. Un Año para vivir en la vida de cada día la misericordia que desde siempre el Padre nos dispensa. Dejémonos sorprender por Dios. Él nunca se cansa de destrabar la puerta de su corazón para repetir que nos ama y quiere compartir con nosotros su vida.

Con el lema “Sal de tu tierra”, la Iglesia quiere expresar que “la salida misionera es el paradigma de toda obra de la Iglesia” (Evangelii Gaudium, 15), que ella se siente llamada a salir de su tierra, de la casa paterna, de todas sus seguridades, incluso de sí misma, para ponerse en camino y vivir “al aire del Espíritu”, para confiar y dejar el protagonismo al Señor…

La experiencia de fe, el encuentro con la misericordia de Dios, le hace experimentar que el Señor ha tomado la iniciativa y la ha primereado en el amor (cf. 1 Jn 4,10). Por eso, la Iglesia  entiende la llamada del Señor que le invita: “Sal de tu tierra”. Ella sabe y debe adelantarse, tomar la iniciativa sin miedo, salir al encuentro, buscar a los lejanos y llegar a los cruces de los caminos para invitar a los excluidos. La Iglesia vive un deseo inagotable de brindar misericordia, fruto de haber experimentado la infinita misericordia del Padre y su fuerza difusiva. ¡Atrevámonos un poco más a primerear!

La Iglesia está llamada a ser el primer testigo veraz de la misericordia, profesándola y viviéndola como el centro de la Revelación de Jesucristo. Desde el corazón de la Trinidad, desde la intimidad más profunda del misterio de Dios, brota y corre sin parar el gran río de la misericordia. Esta fuente nunca podrá agotarse, sin importar cuántos sean los que a ella se acerquen. Cada vez que alguien tenga necesidad podrá venir a ella, porque la misericordia de Dios no tiene fin. Tan insondable es la profundidad del misterio que encierra, tan inagotable la riqueza que de ella proviene.

Dediquemos esta primera semana del Octubre Misionero a sintonizar con el corazón de Dios y hacerle llegar a Dios el clamor de los pobres. Oremos por ellos, para ellos. Una oración humilde, confiada y perseverante. La oración es nuestra riqueza. Se necesita a Dios «no se nos ha dado otro nombre que pueda salvarnos» (Hch 4,12).

 

Don Antonio Evans Martos. Delegado Episcopal de Misiones. Córdoba. España

 

Be the first to comment on "5.- Semana de oración por las misiones (Domingo, 02/10/16)"

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*