41.- La misión es esencial a la Iglesia (Domingo, 11/6/17)

41.- La misión es esencial a la Iglesia (Domingo, 11/6/17)

El pueblo de Dios, del que somos miembros, nace como gente peregrinante en el mundo, nómadas por naturaleza, que mientras camina con la humanidad, debe anunciar y hacer realidad el reino de Dios. Ha na-cido así, y lleva esta inquietud en lo profundo de su corazón, y en sus instituciones. Si se para y no siente ya en sí mismo la urgencia de levantar las tiendas para ir más allá a llevar la Buena Nueva, termina con reducir

la salvación de Dios a un proyecto sapiencial humano, bueno para construir la ciudad permanente sobre es-ta tierra.

La Iglesia para ser y sentirse viva debe estar siempre pronta a trasladar las tiendas, empujada por la fuerza del Espíritu, para cumplir la misión de Dios. Aquí está en juego la salvación de la humanidad, su des-tino último, su realización, su cumplimiento. De ahí que “la tarea de la evangelización de todos los hombres constituye la misión esencial de la Iglesia” (Evangelii nuntiandi, 14). Como dice la Redemptoris missio: “La misión de Cristo Redentor, confiada a la Iglesia, está aún lejos de cumplirse. A finales del segundo milenio después de su venida (ya estamos bien entrados en el tercer milenio), una mirada global a la humanidad demuestra que esta misión se halla todavía en los comienzos y que debemos comprometernos con todas nuestras energías en su servicio” (n.1). No basta la enunciación de este principio, que parece caer en el va-cío. Hay necesidad de personas que, respondiendo a la invitación de Cristo, y a las repetidas súplicas de la Iglesia, estén dispuestas a ser enviadas, para que continúe la misión mesiánica de Cristo.

 

Don Antonio Evans Martos. Delegado Episcopal de Misiones. Córdoba

Be the first to comment on "41.- La misión es esencial a la Iglesia (Domingo, 11/6/17)"

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*