23.- Hay que renovar el encuentro personal con Jesucristo (Domingo, 7/2/16)

23.- Hay que renovar el encuentro personal con Jesucristo  (Domingo, 7/2/16)

capillaConfesar a Cristo, el Señor, anunciar su Presencia redentora ad gentes, es obra ante todo del Espíritu de Dios. Por eso, la Evangelii gaudium, precisamente concentrada en la evangelización, comienza con el urgido y vigoroso llamamiento a cada cristiano, “en cualquier lugar y situación en que se encuentre, a renovar ahora mismo su encuentro personal con Jesucristo o, al menos, a tomar la decisión de dejarse encontrar por Él, de intentarlo cada día sin descanso” (EG 3).

Por eso también, el papa Francisco asegura que no se cansará de repetir “aquellas palabras de Benedicto XVI que nos llevan al centro del Evangelio: ‘No se comienza a ser cristiano por una decisión ética o una gran idea, sino por el encuentro con un acontecimiento, con una Persona, que da nuevo horizonte a la vida y, con ello, una orientación decisiva” (EG 7). Lo primario es confesar al Señor con la propia vida y todo lo demás se dará por añadidura.

Para que arraigue a fondo esta invitación a la conversión, guiado por el Espíritu de Dios, por su experiencia pastoral y por su temperamento personal, el papa Francisco no ceja de buscar todos los medios para llegar al corazón de las personas que tiene delante. Incluso sus palabras suenan duras muchas veces, sobre todo dirigidas a los cristianos, para desestabilizar nuestras tendencias a profesar un cristianismo formal –fardo tradicional-, apegado sólo a algunos ritos, doctrinas y preceptos. El Papa quiere, sin duda, desacomodarnos, desestabilizarnos de toda situación de asimilación y conformación de nuestro cristianismo según el espíritu de este mundo, contaminado ideológicamente,