24.- Debemos ser dóciles al Espíritu (Domingo, 14/2/16)

24.– Debemos ser dóciles al Espíritu (Domingo, 14/2/16)

!cid_1_3044139449@web171206_mail_ir2_yahooEl papa Francisco nos hace fuertemente una propuesta a que seamos dóciles al Espíritu de Dios, a que acojamos sus sorpresas –y es el Papa el primero que ciertamente las acoge- más allá de nuestras seguridades materiales, espirituales, eclesiales.

Es el Espíritu de Dios el que nos conduce al encuentro con Jesucristo, con la misma realidad, la misma novedad, la misma actualidad, el mismo poder de persuasión y afecto que lo experimentado:

-por Juan y Andrés las orillas del lago: “‘Maestro, ¿dónde vives?’… ‘Venid y veréis’” (cf. Jn 1,38-39);

-por la samaritana en el pozo y sedienta de agua viva (cf. Jn 4,1-26);

-por Zaqueo subido al árbol y visitado por el Señor en su casa (cf. Lc 19,1-10);

-por la Magdalena conmovida por su presencia misericordiosa y victoriosa (cf. Jn 20,11-18;

-por los discípulos de Emaús que sienten arder el corazón al reconocerlo y se convierten en testigos y misioneros (cf Lc. 24,13-35).

Es el Espíritu el que nos conduce a participar en el sacramento de la Eucaristía, fuente y vértice de todo encuentro con el Señor.