33.- Vocaciones Nativas: “Te mira con pasión” (Domingo, 17/4/16)

33.- Vocaciones Nativas: “Te mira con pasión” (Domingo, 17/4/16)

montaje22

Hoy domingo del Buen Pastor, celebramos en la Iglesia Universal la 53 Jornada Mundial de Oración por las Vocaciones. Es una ocasión más para dar gracias a Dios por las vocaciones al sacerdocio y a la vida consagrada que Él está suscitando en la Iglesia, y al mismo tiempo para pedirle con confianza que siga llamando a muchos jóvenes a la misión con una vocación de especial consagración. Para ello, nos servimos del mensaje que nos ha entregado el Papa Francisco para esta ocasión.

Por deseo de los Srs. Obispos de la Iglesia en España, se celebra este mismo día la Jornada de Vo-caciones Nativas, que promueven las Obras Misionales Pontificias con el fin de ayudar con la oración y la colaboración económica a las numerosas vocaciones al sacerdocio y a la vida consagrada que Dios está suscitando en las Iglesias de misión. Hay motivos de gratitud por los cerca de 75.000 seminaristas que ac-tualmente están cursando sus estudios en sus Seminarios Mayores, Propedéuticos y Menores, y por los más de 15.000 novicios y novicias, en su primer año canónico de vida consagrada. Su formación precisa de nuestra ayuda.

Para la preparación y celebración de ambas Jornadas, sus respectivos responsables de la Conferencia Episcopal, de CONFER y de las OMP han acordado proponer el lema “Te mira con pasión”. El n. 8 de la Bula Misericordiae Vultus, con la explícita referencia a la vocación de Mateo, ha sido el punto de inspiración. De esta manera insertamos la celebración de estas Jornadas en el contexto eclesial del Jubileo de la Mise-ricordia.

El lema propuesto abarca dos dimensiones:

* “Te mira…Pues toda vocación en la Iglesia tiene su origen en la mirada compasiva del Señor. Con-versión y vocación –dos caras de una sola moneda- se implican mutuamente a lo largo de la vida del discí-pulo misionero. La mirada de Jesús, con toda su fuerza de amor, genera una actividad misionera, de servi-cio, de entrega.

* … con pasión” Una pasión capaz de vencer la indiferencia y el individualismo. Hay que dejar que la mirada de Jesús recorra nuestras calles y nos devuelva la alegría, la esperanza, el gozo de la vida: “Nada en Él es falto de compasión” (Misericordiae vultus, 8).