41.- He venido a buscar a los enfermos y pecadores (cf Lc 5,31s) (Domingo, 12/6/16)

41.- He venido a buscar a los enfermos y pecadores (cf Lc 5,31s) (Domingo, 12/6/16)

montaje18Esa es la razón de ser de la venida de Jesús y ése debe ser el programa que debe prolongar la Iglesia. Por eso el papa Francisco hace referencia de manera constante y continua a la narración de la mujer adúlte-ra, en donde el acercarse compasivo de Jesús contó mucho más para su conversión que la aplicación de la ley “religiosa” del apedreo (cf. Jn 8,1-11). Así como se invitó a la casa del publicano Zaqueo (cf. Lc 19,1-10) y dejó que una prostituta lavara sus pies con sus cabellos (cf. Lc 7,36-50). “Para Jesús lo que cuenta es al-canzar y salvar a los lejanos, curar las heridas de los enfermos, reintegrar a todos en la familia de Dios (Francisco, Homilía de la Santa Misa con los nuevos Cardenales).

La misericordia no se rinde ante el pecado, pero se inclina ante el pecador. Éste es el camino de la Iglesia: “no sólo acoger e integrar, con valentía evangélica, a los que golpean a nuestra puerta, sino salir, ir a buscar, sin prejuicios y temores, a los lejanos, manifestándoles gratuitamente lo que hemos recibido gra-tuitamente” (Francisco, Homilía de la Santa Misa con los nuevos Cardenales). “La Iglesia –se lee en el texto de la intervención del Cardenal Bergoglio en las Congregaciones Generales previas al Cónclave- está lla-mada a salir de sí misma e ir a las periferias, no sólo geográficas, sino también a las existenciales: las del misterio del pecado, del dolor, de la injusticia, de la ignorancia y de la ausencia de fe, donde existe la indife-rencia religiosa, la del pensamiento y la de toda forma de miseria”.