42.- Un amor “misericordioso” (Domingo, 19/6/16)

42.- Un amor “misericordioso” (Domingo, 19/6/16)

dele47La misma etimología de misericordia (cor, miseri) desentraña una corazón que abraza a los pobres y necesitados. Es también la imagen del Buen samaritano (cf. Lc 10,30-37) que se detiene en el cruce de ca-

minos ante el herido y lo lleva a la posada, que es como ese “hospital de campaña” con el que el papa Francisco ha identificado a la Iglesia.

¡Y cuántos son los heridos en el cuerpo y en el alma que se encuentran por doquier!:

-las víctimas de guerras sangrientas,

-los despojos humanos provocados por el consumo de drogas y los atropellos del narco-negocio,

-la violencia incluso en ámbitos donde tendrían que reinar los afectos íntimos,

-los huérfanos y afectados por la destrucción de los vínculos matrimoniales y familiares,

-los niños y los ancianos abandonados,

-los que sufren graves enfermedades o discapacidades,

-los que ven menoscabada su dignidad por carecer de trabajo o viven en precariedad laboral y existen-cial,

-las personas sometidas a la esclavitud de la trata de seres humanos, aquéllas convertidas en objeto por el consumo sexual o por la codicia del dinero,

-los migrantes y refugiados,

-los que están en cáceles por lo general inhumanas,

-la infancia vulnerable incluso desde el seno materno,

-…

Ya no se trata sólo de oprimidos y sufridos, sino, muchas veces, de “descartados”. Convivimos con ellos, arrastrando nuestras propias heridas. Incluso más: el papa Francisco destaca que la peor pobreza es no contar con la presencia de Dios y la peor relación con el pobre es no prestarle la atención espiritual.