MENSUARIO 2017. DELEGACIÓN DIOCESANA DE CÓRDOBA

MENSUARIO   2017

SÉ VALIENTE LA MISIÓN TE ESPERA

DOMUND 2017 22 DE OCTUBRE

 

 

     El Domund invita a hacernos algunas preguntas que tocan nuestra identidad cristiana y nuestras responsabilidades como creyentes, en un mundo confundido por tantas ilusiones, herido por grandes frustraciones y desgarrado por numerosas guerras fratricidas, que afectan de forma injusta sobre todo a los inocentes. ¿Cuál es el fundamento de la misión? ¿Cuál es el corazón de la misión? ¿Cuáles son las actitudes vitales de la misión? (Mensaje para el Domund 2017).

 

SEMANA DE ORACIÓN POR LAS MISIONES

 

Día 1. DOMINGO XXVI del T.O. Hoy iniciamos el Octubre Misionero como preparación para la celebración de la Jornada Mundial de las Misiones, que este año nos vuelve a convocar –dice el Papa Francisco en su Mensaje- en torno a la persona de Jesús, «el primero y el más grande evangelizador», que nos llama continuamente a anunciar el Evangelio del amor de Dios Padre con la fuerza del Espíritu Santo.

Esta Jornada nos invita a reflexionar de nuevo sobre la misión en el corazón de la fe cristiana. De hecho, la Iglesia es misionera por naturaleza; si no lo fuera, no sería la Iglesia de Cristo, sino que sería sólo una asociación entre muchas otras, que terminaría rápidamente agotando su propósito y desapareciendo.

El lema de este año «Sé valiente la misión te espera» es una llamada a superar el miedo, la indiferencia y la vergüenza y cumplir nuestra misión evangelizadora, con la opción preferencial por los más alejados, pobres y necesitados.

Durante esta semana de oración por las misiones, la Iglesia promueve la oración de todos los fieles para dar gracias a Dios por el don de la fe y para pedir por la expansión del Evangelio a todos los pueblos.

 

Día 2.- Los santos Ángeles Custodios realizan su misión de protección también orando en la presencia del Señor por todos y cada uno de sus encomendados. Oración de protección, de intercesión, de súplica, de agradecimiento, de alabanza…  Oración y servicio constituyen las dos claves de la misión que hace presente la bendición de Dios sobre los pequeños de la tierra.

            Día 3.- Conmemoramos hoy a san Francisco de Borja, del siglo dieciséis. A la muerte de su esposa dejó todo para ingresar en la Compañía de Jesús. Hoy la Liturgia de la Palabra nos invita a vivir a impulsos de un espíritu auténticamente evangélico. Vamos a pedirle al Señor que envíe sobre los misioneros su Espíritu de amor y servicio, que les haga tener criterios evangélicos, que haga de todos ellos su sacramento de salvación.

            Día 4.-  Celebramos hoy la memoria de san Francisco, nació en Asís (Italia), en el siglo trece. Un día dejó su casa, abandonó la herencia que le pertenecía, llegando a ser pobre y humilde. Fundó la Orden Franciscana. La Liturgia de la Palabra nos invita al seguimiento radical, dejándolo todo y sin mirar hacia atrás. Vamos a sostener con nuestra oración a la Iglesia presente entre los más alejados, los más pobres, los más necesitados y débiles

            Día 5.- Presentamos en este día de Acción de gracias y de Petición nuestra gratitud a Dios Padre, de quien procede todo don, por todos los beneficios recibidos. La Liturgia de la Palabra nos invita a que sepamos reconocer que todo es don de Dios, a la reconciliación con el Señor, fuente de la salvación, y a la oración confiada y segura, fuente de todos los dones. Pidamos al Señor por la evangelización del universo y por nuestros misioneros.

            Día 6.- Conmemoramos hoy a san Bruno, presbítero y maestro en teología, nacido en Colonia (Alemania) en el siglo once, fundador de los Cartujos. La Liturgia de la Palabra nos invita a tomar conciencia de que vivimos en el nombre del Señor: quien nos escucha o rechaza, escucha o rechaza al Señor. Vamos a pedir por la acogida y escucha de todos los que, en el nombre del Señor, están en los territorios de misión, en las zonas marginales de la vida.

Día 7.- Hacemos hoy memoria de nuestra Señora la Virgen María en la advocación del Rosario. Oremos para que la Virgen María, que con su presencia al pie de la Cruz y su oración en el Cenáculo ha colaborado activamente en los inicios de la misión eclesial, sostenga su acción, y ayude a los creyentes en Cristo a ser cada vez más capaces de un amor verdadero, para que en un mundo espiritualmente sediento se conviertan en manantial de agua viva.

 

SEMANA DEL SACRIFICIO Y DOLOR COMPARTIDOS

 

 

 

Día 8.- DOMINGO XXVII del T.O. Con el lema «Sé valiente la misión te espera» se busca exhortar a las comunidades eclesiales, a los fieles cristianos, al Pueblo de Dios, a tener coraje para vivir la misión, entregando generosamente y con valor la fe recibida.

El mundo –nos dice el Papa Francisco en su Mensaje- necesita el Evangelio de Jesucristo como algo esencial. Él, a través de la Iglesia, continúa su misión de Buen Samaritano, curando las heridas sangrantes de la humanidad, y de Buen Pastor, buscando sin descanso a quienes se han perdido por caminos tortuosos y sin una meta. Gracias a Dios no faltan experiencias significativas que dan testimonio de la fuerza transformadora del Evangelio. […] Podemos pensar en muchos, numerosísimos testimonios de cómo el Evangelio ayuda a superar la cerrazón, los conflictos, el racismo, el tribalismo, promoviendo en todas partes y entre todos la reconciliación, la fraternidad y el saber compartir.

            Hoy iniciamos la semana del sacrificio por las misiones. En ella se invita a los fieles a incorporar a la vida cristiana tres cosas: la experiencia del dolor y del sacrificio, la inmolación como camino que lleva de la muerte a la resurrección, la identificación con Cristo y con los misioneros.

            Día 9.- Recordamos hoy a san Dionisio, mártir, que en el siglo tercero fue enviado como misionero por el Papa Fabián -junto con otros miembros de la comunidad cristiana de Roma- a la región de las Galias (Francia). Y a san Juan Leonardi, presbítero, natural de Luca (Italia), en el siglo dieciséis, insigne por su actividad pastoral en la reforma del Concilio de Trento. La Liturgia de la Palabra nos invita a inclinarnos, como buenos Samaritanos, sobre las necesidades de todos, especialmente de los más pobres y necesitados.

            Día 10.- Recordamos hoy a santo Tomás de Villanueva, arzobispo de Valencia en el siglo dieciséis. Su exquisita caridad y su testimonio de pobreza impresionaron profundamente. La Liturgia de la Palabra nos recuerda que la misión de amor que Dios nos pide encuentra su fuente en la escucha contemplativa del amor que Dios nos tiene, pues éste constituye el núcleo de la experiencia y del anuncio del Evangelio, y todos cuantos lo acogen se convierten en testigos.

            Día 11.- Recordamos hoy a santa Soledad Torres Acosta, madrileña, fundadora de la Congregación de Siervas de María, Servidoras de los enfermos, para atenderlos en sus propios domicilios. La Liturgia de la Palabra nos muestra que la auténtica solicitud misionera se encuentra unida a la fidelidad al amor divino, de ahí toma fuerza para realizar la tarea evangelizadora, las obras de promoción humana y espiritual que el hombre necesita.

            Día 12.- Hoy, que celebramos la fiesta de Nuestra Señora del Pilar, de Zaragoza, acogemos la invitación del Papa Francisco a inspirarnos en María, Madre de la evangelización. Ella, movida por el Espíritu, recibió la Palabra de vida en lo más profundo de su fe humilde. Que la Virgen nos ayude a decir nuestro «sí» en la urgencia de hacer resonar la Buena Nueva de Jesús en nuestro tiempo; que nos obtenga un nuevo celo de resucitados para llevar a todos el Evangelio de la vida que vence a la muerte; que interceda por nosotros para que podamos adquirir la santa audacia de buscar nuevos caminos para que llegue a todos el don de la salvación.

            Día 13.- Celebramos hoy la memoria de los santos mártires cordobeses Fausto, Genaro y Marcial, tres testigos de la caridad de Cristo. La Liturgia de la Palabra muestra cómo para amar según Dios es necesario vivir en Él y de Él, ungido por el Espíritu Santo, pues Dios es la primera “casa” del hombre, y sólo quien vive en Él arde con un fuego de caridad divina capaz de “incendiar” el mundo.

            Día 14.- Conmemoramos hoy a san Calixto, Papa del siglo tercero. Resistió las presiones de los más rigoristas de la Iglesia de su tiempo, por haber mitigado las condiciones exigidas a los apóstatas de la fe para su readmisión en la Iglesia. Derramó su sangre por Cristo. La Liturgia de la Palabra proclama dichosos a los que escuchan la Palabra de Dios y la cumplen, los que creen, los que acogen la declaración de amor de Dios y se convierten en testigos de su manera de ser, misioneros de su amor a la humanidad.

 

SEMANA DE LA COOPERACIÓN ECONÓMICA

 

 

 

Día 15.- DOMINGO XXVIII del T.O. Con el lema «Sé valiente la misión te espera» la Iglesia exhorta a tener coraje y valentía para salir de nosotros mismos, para resistir la tentación de la incredulidad, para gastarnos por los demás y por el Reino, para tomar parte en la actividad misionera de la Iglesia.

La misión de la Iglesia –dice el Papa en su Mensaje- no es la propagación de una ideología religiosa, ni tampoco la propuesta de una ética sublime. Muchos movimientos del mundo saben proponer grandes ideales o expresiones éticas sublimes. A través de la misión de la Iglesia, Jesucristo sigue evangelizando y actuando; por eso, ella representa el «kairos», el tiempo propicio de la salvación en la historia. A través del anuncio del Evangelio, Jesús se convierte de nuevo en contemporáneo nuestro, de modo que quienes lo acogen con fe y amor experimentan la fuerza transformadora de su Espíritu de Resucitado que fecunda lo humano y la creación, como la lluvia lo hace con la tierra. «Su resurrección no es algo del pasado; entraña una fuerza de vida que ha penetrado el mundo. Donde parece que todo ha muerto, por todas partes vuelven a aparecer los brotes de la resurrección. Es una fuerza imparable» (Eg, 276).

            Durante estos días se pretende suscitar en las comunidades cristianas y en todos los fieles la cooperación económica, “partir” los bienes con los que carecen de ellos, compartir la vida con los demás.

            Día 16.- Conmemoramos a santa Eduvigis, del siglo doce, madre, viuda y religiosa contemplativa. También a santa Margarita María de Alacoque, religiosa de la Visitación, del siglo diecisiete. En la Liturgia de la Palabra se nos invita a vivir en la libertad, sin dejarnos someter por el materialismo, sabiendo que el signo de la Cruz define qué es el amor y muestra al cristiano la orientación de su vivir y de su amar

            Día 17.- Conmemoramos a san Ignacio de Antioquia, del que conservamos unas cartas escritas mientras era conducido prisionero a Roma donde consumó su martirio en el siglo segundo. La Liturgia de la Palabra nos indica que “lo único que cuenta es una fe activa en la práctica del amor” (Ga 5,6), y que dando limosna de lo de dentro lo tendremos todo limpio (Lc 11,41). Ésta es la misión que constituye para los creyentes un compromiso permanente.

            Día 18.- Celebramos la fiesta de san Lucas, compañero de san Pablo. Anteriormente ejerció la medicina. La Liturgia de la Palabra nos presenta el programa de la misión de Cristo: es universal, compete a toda la Iglesia, es don y gracia del Señor, conscientes de su dificultad, se debe vivir en disponibilidad y austeridad, deseando la paz, viviendo la hospitalidad, contando con el posible rechazo, y proclamando la cercanía del Reino de Dios.

            Día 19.- Conmemoramos a san Pedro de Alcántara, franciscano del siglo dieciséis, a los santos mártires Juan de Brébeuf, Isaac Bogues y seis más, misioneros de la Compañía de Jesús del siglo diecisiete, y a san Pablo de la Cruz, sacerdote italiano del siglo dieciocho. La Liturgia de la Palabra nos invita a valorar la fe, es la que salva, es el primer y mejor servicio que se le puede hacer a la humanidad.

            Día 20.- El Domund es una ocasión propicia para comprender cada vez mejor que el testimonio del amor, alma de la misión, concierne a todos. La Liturgia de la Palabra nos invita a vivir la misión encomendada con plena confianza, somos el pueblo que Dios se escogió como heredad, estamos marcados por Cristo con el Espíritu Santo, prenda de nuestra herencia.

            Día 21.- La solicitud misionera se encuentra unida a la fidelidad al amor divino. De la conciencia de esta misión común toma fuerza la generosa disponibilidad de los discípulos de Cristo para realizar obras de promoción humana y espiritual. La Liturgia de la Palabra nos enseña cómo la Iglesia es el cuerpo que Cristo resucitado se adquiere para completar a través de ella toda su obra de salvación.

 

SEMANA DE LAS VOCACIONES MISIONERAS

 

 

Día 22.- DOMINGO XXIX del T.O.: Con el lema «Sé valiente la misión te espera» la Iglesia nos pide valor para retomar el gusto de gastarse por el Evangelio, la confianza en la fuerza que la misión trae consigo, para abrirnos a todos sin disminuir lo absoluto y único de Cristo único salvador de todos, para resistir a la incredulidad sin volvernos arrogantes.

Las Obras Misionales Pontificias –nos dice el Papa Francisco en su Mensaje- son un instrumento precioso para suscitar en cada comunidad cristiana el deseo de salir de sus propias fronteras y sus seguridades, y remar mar adentro para anunciar el Evangelio a todos.

A través de una profunda espiritualidad misionera, que hay que vivir a diario, de un compromiso constante de formación y animación misionera, muchachos, jóvenes, adultos, familias, sacerdotes, religiosos y obispos se involucran para que crezca en cada uno un corazón misionero.

La Jornada Mundial de las Misiones, promovida por la Obra de la Propagación de la Fe, es una ocasión favorable para que el corazón misionero de las comunidades cristianas participe, a través de la oración, del testimonio de vida y de la comunión de bienes, en la respuesta a las graves y vastas necesidades de la evangelización.

La Iglesia concluye el Octubre Misionero orando por las vocaciones misioneras, a la par que animando a los cristianos a escuchar la llamada de Dios que envía a tomar parte de la formación misionera y a comprometerse a ser instrumentos de unidad y de amor.

            Día 23.- Recordamos hoy a san Juan de Capistrano, presbítero, religioso franciscano, del siglo quince. Trabajó con todo empeño en la formación del clero y por lograr la unión de Europa. En el Evangelio se nos advierte del peligro de la codicia, del peligro del que amasa riquezas para sí y no es rico ante Dios.

            Día 24.- Conmemoramos hoy a san Antonio María Claret, del siglo diecinueve. Fundó la congregación de los Misioneros Hijos del Corazón de María, los Claretianos. La Liturgia de la Palabra es una invitación a tomar conciencia de que seremos dichosos si realizamos la misión que tenemos encomendada hasta que el Señor vuelva, que no podemos dormirnos como la gente sin esperanza, lo nuestra es una vigilia ilusionada y activa.

Día 25.- Los jóvenes son la esperanza de la misión –nos dice el Papa Francisco en su Mensaje-. La persona de Jesús y la Buena Nueva proclamada por Él siguen fascinando a muchos jóvenes. Ellos buscan caminos en los que poner en práctica el valor y los impulsos del corazón al servicio de la humanidad. En el Evangelio se nos invita a una vigilancia activa administrando lo que Dios ha puesto en nuestras manos: su proyecto de salvación.

Día 26.- «Son muchos los jóvenes –nos dice el Papa Francisco en su Mensaje citando a Evangelii gaudium, 106- que se solidarizan ante los males del mundo y se embarcan en diversas formas de militancia y voluntariado […]. ¡Qué bueno es que los jóvenes sean “callejeros de la fe”, felices de llevar a Jesucristo a cada esquina, a cada plaza, a cada rincón de la tierra!». El Evangelio nos invita a afrontar el sentido de nuestra vida: prender fuego al mundo…; y a vivirlo con ansia: ¡Ojalá estuviera ya ardiendo!

 

Día 27.- La próxima Asamblea General Ordinaria del Sínodo de los Obispos –nos dice el Papa Francisco en su Mensaje-, que tendrá lugar en el año 2018 sobre el tema «los jóvenes, la fe y el discernimiento vocacional», se presenta como una oportunidad providencial para involucrar a los jóvenes en la responsabilidad misionera, que necesita de su rica imaginación y creatividad. En el Evangelio se nos urge a saber interpretar el tiempo presente, a no vivir en la frivolidad inconsciente, que debemos saber lo que urge hacer.

            Día 28.- Celebramos hoy la fiesta de los santos apóstoles Simón y Judas Tadeo, elegidos por Cristo para ser testigos privilegiados suyos y fundamento de su Iglesia. Hoy, la Liturgia de la Palabra es un canto a lo que somos: Pueblo de Dios, su familia, templo consagrado al Señor, morada de Dios por el Espíritu…; y una llamada a universalizar y completar la misión de amor: convocar, integrar en la comunión de vida, que la salvación de Dios llegue a todo y a todos.