COMO PABLO, MISIONERO POR VOCACIÓN (II)