39.-EN LA MISIÓN SE CONSTATA QUE SE RECIBE MUCHO MÁS DE LO QUE SE DA.

39.- En la misión se constata que se recibe mucho más de lo que se da (26-05-2024).

Colaboración semanal en clave misionera de Don Antonio Evans Martos, Delegado misiones en Córdoba. España (curso 2023-24).

 

«Cooperar con las misiones quiere decir no solo dar, sino también saber recibir: todas las Iglesias particulares, jóvenes o antiguas, están llamadas a dar y a recibir en favor de la misión universal, y ninguna deberá encerrarse en sí misma… Las Iglesias locales, aunque arraigadas en su pueblo y en su cultura, sin embargo deben mantener concretamente este sentido universal de la fe, es decir, dan-do y recibiendo de las otras Iglesias dones espirituales, experiencias pastorales del primer anuncio y de evangelización, personal apostólico y medios materiales» (RMi 85; cfr. EN 64).

La educación para el dar y recibir es, pues, parte integrante de la animación misionera de toda Iglesia particular, tanto de la que ayuda con personal y con medios económicos, como de la que es ayudada. Se ayuda como expresión de la comunidad entera (sin personalismos), como ayuda entre Iglesias hermanas. Las mismas Iglesias necesitadas aprenden, ya desde el primero momento de la implantación, el mismo proceso de dar y de recibir, como quien comparte familiarmente. La generosi-dad en dar, por parte de las Iglesia necesitadas y más jóvenes, será un estímulo para las Iglesias de antigua cristiandad (cfr. RMi 65, 85, 91).

Tanto el dar como el recibir, son signo de comunión eclesial, sin humillar ni atrofiar. No se da só-lo lo que sobra, sino que se tiende a compartir todo. Toda Iglesia particular es «evangelizada y evangelizadora» (cfr. EN 15). La formación para esta animación misionera del dar y recibir, comporta unas línea básicas: por qué, a quiénes, cómo, qué y para qué hay que dar.

Con esta actitud evangélica de dar y recibir, se acierta en el objetivo de la misión, abarcando to-dos los campos de pobreza (material, cultural, moral), sin olvidar a los más pobres, es decir, a los que todavía no creen en Cristo Salvador. «Los pobres tienen hambre de Dios, y no sólo de pan y libertad; la actividad misionera ante todo ha de testimoniar y anunciar la salvación en Cristo, fundando las Igle-sia locales que son luego instrumento de liberación en todos los sentidos» (RMi 83).

.

Don Antonio Evans Martos. Delegado Episcopal de Misiones en Córdoba-España.

Sé el primero en comentar en «39.-EN LA MISIÓN SE CONSTATA QUE SE RECIBE MUCHO MÁS DE LO QUE SE DA.»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.